Imprimir
Categoría: Amancio
 Ana Vivian Cabrera Corona, una  enamorada de Radio Maboas, la Novia Sonora del Guacanayabo. Foto: Del Autor
Ana Vivian Cabrera Corona, una enamorada de Radio Maboas, la Novia Sonora del Guacanayabo. Foto: Del Autor

Lejos estaba de imaginar que aquellos desvelos de la adolescencia, las veces  que trató de dibujar, con el único referente de la voz y otros sonidos, cuerpos y rostros de  protagonistas de las novelas de turno y que aquellas imágenes sonoras inocularían, de por vida, el amor por el invento de Guillermo Marconi.

Esa etapa de insomnios y sueños, tejiendo escenas descritas en las canciones que hicieron época. Ilusiones juveniles, voces para enamorar, sueños irrealizados se fundieron para que emergiera la devoción  por la Radio.

Desconocía que su tierra natal fue pionera en las transmisiones radiales, que la primera emisora en transmitir en Cuba fue la 2LC de Luis Casas Romero, el 22 de Agosto de 1922 y que los barbudos de Fidel, comandandos por el Che, amplificaron una señal de libertad desde las serranías orientales, cinco años antes de su nacimiento.

Experiencias en lejanos lugares, metas truncadas, estudios aplazados, labores eventuales, descubrimiento de la costura como entretenimiento, tizas, pizarras, aulas... pero siempre intacta la pasión por la Radio.

Consagrar días, noches y madrugadas. Leer y releer materiales, aprender, escuchar, inspirarse, escribir, crear, dirigir...hoy parecen acciones rutinarias.

Cuando sus manos acarician teclados, acomodan cuartillas o simplemente indican acciones a seguir, no solo esboza experiencia, también se enseñorea una ejemplar vida dedicada a la radiodifusión.

La modestia y disciplina son atributos en su desempeño. Mujer de fina sensibilidad, cuya musa desnuda, en los frescos amaneceres, nuevas páginas que se agolpan en un sonido para ver. Directora de programas, escritora, guionista  y redactora de prensa  revelan el quehacer de Ana Vivian Cabrera Corona, una  enamorada de Radio Maboas, la Novia Sonora del Guacanayabo.