Imprimir
Categoría: Amancio

Mercedes Vinales Zamora con sus hijas.Mercedes Vinales Zamora con sus hijas.

Nunca resulta fácil despedir a quien se aprecia de una manera tan especial, a quien forma parte de nuestra familia, a quien deja a su paso una huella.

Dijo Carlos Gardel que veinte años no es nada. ¿Qué dirás entonces tú que dedicaste casi cuatro décadas de tu vida al sector azucarero?.

Eres más que una compañera. Eres amiga fiel, oportuna consejera, intransigencia personificada.

Tu carácter fuerte te hace especial. Detrás se esconde un manojo de sentimienmtos que solo descubre quien es bendecido con tu sincera amistad.

A la vida laboral llegaste con la voluntad de quien aspira a un gremio mejor. Con la inmadurez y el temor de quien quiere hacerlo siempre todo bien.

Partícipe de momentos cumbres dentro del sindicato azucarero. Protagonista de inolvidables batallas siempre en defensa de la verdad, de la razón, de la justicia laboral.

Intrépida siempre, desafiante, convincente. Dispuesta a extender tu mano cuando alguien lo necesitó, guiando por el camino correcto.

Cuando se hable de la grandeza de nuestros líderes sindicales hay que referirse a Mercedes Viñales Zamora.

No hubo batalla imposible para ti o que perdieras por descococimiento o  falta de argumentos convincentes. Mujer justa, conocedora de todas las leyes, apasionada al arte de preguntar porque en ti el saber no ocupa espacio.

Hoy te despedimos no con un adiós sino con un "hasta pronto" porque sabemos que podemos contar contigo para ayudarnos, escucharnos, orientarnos...

Quedas en cada uno de nuestros corazones, de nosotros tus amigos en toda la extensión de la palabra, quienes te queremos bien.

Gracias de verdad. Gracias por tanta entrega. Gracias por privilegiarnos y entregarnos tus conocimientos, por el tiempo compartido, por el regaño constructivo.

No existe calificativo correcto que pueda definir lo que representas para quienes hoy nos reunimos aquí. Eres sencillamente inigualable.

Tu retiro de la vida laboral no significa que terminaste sino que acumulas la experiencia necesaria para abrirle el paso a los que vienen detrás. Tu ejemplo nos guía y prometemos ser dignos seguidores de tus enseñazas.