Atención y oportunidades para niños con síndrome de down. Foto: Niria Isabel Cardoso EstradaAtención y oportunidades para niños con síndrome de down. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Bayron, Rachel, Dennis y Brayan, son niños especiales. Ellos derrochan cariño a su paso y lo demuestran con los actos más sencillos: un beso, un abrazo o la flor que cada mañana llevan a sus maestras Idania y Lianiset, quienes se encargan de su formación para la vida adulta e independiente.

Atención y oportunidades para niños con síndrome de down. Foto: Niria Isabel Cardoso EstradaFoto: Niria Isabel Cardoso Estrada

A estos pequeños con Síndrome de Down, nada les impide participar en las actividades deportivas, culturales, recreativas, educativas y sociolaborales que se desarrollan en la Escuela especial “Darío Guevara Cabrera” para elevar su preparación.

Ada Iris García Falls, subdirectora docente de la institución, explicó que las clases que reciben estos niños que padecen ese desorden cromosómico, están en función de adquirir todo el saber que les será útil para la vida diaria.

Asimismo se logra la integración de la familia que se capacita para que puedan desde el hogar contribuir a la educación de estos infantes, adolescentes y jóvenes con discapacidad intelectual.

En este sentido los padres agradecen  todo el amor que reciben sus hijos y los logros que muestran en su desempeño.

Por su parte Idania y Lianiset, las docentes que atienden estos pequeños, destacan la alta dosis de amor y sensibilidad que les profesan y lo maravilloso que resulta ver cómo se esfuerzan para aprender y poner en práctica los conocimientos que reciben.

En Cuba la educación es inclusiva, una muestra de ello es el trabajo que se realiza en la Escuela especial “Darío Guevara Cabrera” y eso lo saben muy bien Bayron, Rachel, Brayan y Dennis.

Atención y oportunidades para niños con síndrome de down. Foto: Niria Isabel Cardoso EstradaFoto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar