Dianurys Rosabal Medrano. Foto: Danay Naranjo Viñales.Ing. Dianurys Rosabal Medrano. Foto: Danay Naranjo Viñales.

Dianurys Rosabal Medrano y Daikel Rodríguez Oliva son dos jóvenes trabajadores de la unidad empresarial de base Derivados en el municipio de Amancio.

Ella llegó a la entidad para realizar el servicio social luego de culminar sus estudios universitarios en la carrera de Ingeniería Química en la casa de altos estudios de Camagüey. Él, se incorporó luego de cumplir su servicio militar.

Con el paso de los años ambos fueron adquiriendo la experiencia y el conocimiento necesarios para desempeñar diferentes funciones dentro de la Fábrica de Ron Sevilla.

Aquella jovencita recién graduada hoy es la especialista de producciones en la planta y acumula disímiles reconocimientos y premios en eventos nacionales e internacionales.

Hoy, Daikel cursa el cuarto año de la Ingeniería en Procesos Agroindustriales en el centro universitario de la localidad.

Son solo dos ejemplos que muestran el espacio cada vez más determinante que cobra cada día la juventud dentro de la sociedad actual.

Mucho hablamos del protagonismo de este sector tanto en tareas de la defensa como en la producción de alimentos, la prestación de servicios y todo lo relacionado con el desarrollo económico de la nación.

Sin embargo, cuando elogiamos el trabajo de un joven al frente de un colectivo, a muchos les invade la duda.

Es cierto que a las generaciones más nuevas les falta mucho por aprender y que aún presentan fisuras en cuanto al comportamiento y forma de pensar, pero debemos reconocer que en cada colectivo existen jóvenes muy buenos que muchas veces echamos “en el mismo saco”.

Entidades como la unidad empresarial de base Derivados, en el municipio de Amancio, se proyecta un grupo de acciones para fortalecer el trabajo con los más inexpertos y garantizar con ellos el futuro de ese objetivo económico.

La idea es lograr un joven preparado, con los conocimientos necesarios para ocupar responsabilidades en cualquier área y que sirva a la sociedad de una forma más fructífera.
Además, se insiste en la superación personal, esa es la meta.

Pienso que cada colectivo debe seguir ese ejemplo y diseñar un grupo de tareas donde intervenga la administración, el sindicato, el núcleo del Partido, el comité de base de la Unión de Jóvenes Comunistas y el resto de los trabajadores que acumulan varios años de labor, porque… ¿Qué será de nosotros cuando ya no estén?

No es tarea de un día ni de una sola persona. Los tiempos actuales demandan acciones.

El 4 de abril de 1962 nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro expresó “Creer en los jóvenes no es ver en los jóvenes a la parte del pueblo simplemente entusiasta. Creer en los jóvenes es ver en ellos, además de entusiasmo y capacidad; convicción profunda de que la juventud puede, de que la juventud es capaz, convicción profunda de que sobre los hombros de la juventud se pueden depositar grandes tareas”.