La juventud amanciera rechaza energicamente Título III de la Helms-Burton. Foto: De la Autora
La juventud amanciera rechaza enérgicamente Título III de la Helms-Burton. Foto: De la Autora

La activación del Título III de la Ley Helms-Burton otorga el derecho de reclamación de las propiedades que fueron nacionalizadas y puestas a disposición del pueblo a los cubanos que no eran ciudadanos de Estados Unidos o se marcharon del país abandonándolas.

Con las nacionalizaciones llevadas a cabo por el gobierno revolucionario, varios locales se convirtieron en instituciones públicas y han servido como fuente de conocimiento para los servicios de salud o para acciones deportivo-recreativas.

Maidelín Varona Almanza es una joven nacida en la década de los 90, como parte de su preparación cursó estudios en centros que antes de 1960 pertenecían a personas que decidieron abandonarlos. Hoy esta amanciera se une al rechazo de los cubanos, a lo que considera otra patraña del presidente norteamericano contra Cuba.

"Esta medida es una manera de arreciar el bloqueo contra nuestro país  y representa un retroceso en la normalización de las relaciones diplomáticas entre ambos gobiernos. Además, afecta  las relaciones  con terceros países porque aquellas naciones que han invertido en determinado lugar de nuestra geografía temen perder su capital"

Asimismo la joven se refirió a algunas instituciones educativas que en esta localidad clasifican dentro de las "propiedades de los norteamericanos"

"Por ejemplo, ¿Cómo explicarle a mi hija que el círculo infantil donde asiste cada día ya no será más su escuelita porque tiene otro dueño que lo reclamó?. De aplicarse este Título podríamos perder hospitales, escuelas, centros recreativos, incluso entidades de gran interés económico"

La juventud amanciera, digna continuadora de esta Revolución,   rechaza esta ley porque marca además un retroceso en todo lo alcanzado durante los últimos 60 años.

Esta  medida del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba afecta el respeto y la amistad que deben prevalecer entre las naciones. Su impacto va más allá de nuestras fronteras, por lo que también recibe el rechazo de otros países del mundo que aspiran y trabajan por un mundo mejor.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar