La producción de alimentos constituye una tarea de importancia estratégica para los cubanos, en la cual todos tenemos responsabilidad y en este sentido los campesinos amancieros ponen a prueba sus energías para revertir las deficiencias que aún lastran sus compromisos.

Según datos más recientes, la Empresa Agropecuaria local cerró el año 2012 con un balance de área al 92 %, es decir que de las 1648 hectáreas dedicadas a los cultivos varios, Amancio culminó la etapa precedente con 1502.

Debe señalarse que en el mes de diciembre se logró materializar los planes en cuanto a la siembra, al plantarse 739 más por encima de lo previsto.

Todo este resultado posibilita un mejor comportamiento en la producción y comercialización de productos agrícolas, entre los que sobresale el frijol, con  62 toneladas a entregar al Estado, y por ende sustituir importaciones al país.

No se deja de la mano la siembra de pastos y forrajes, tarea en la cual se sobrepasa la cifra pactada, aunque es preciso que todas las unidades productoras ajusten sus pronósticos trazados para el presente año.

En cuanto a la extracción, acopio y entrega de leche, tanto al Estado como a la industria, es destacable la incorporación de todos los asociados a las diferentes estructuras productivas a esta importante tarea, que evita invertir grandes sumas de dinero para comprar ese alimento en polvo, muy costoso en el mercado internacional.

Apreciando lo hecho hasta ahora y lo que aún falta por hacer, se puede determinar que el municipio de Amancio avanza, y son más los que consideran la satisfacción de las demandas alimentarias como una estrategia de seguridad nacional, donde el campesino tiene una gran cuota de responsabilidad. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar