Jóvenes cuentapropistas rechazan el Título III de la Ley Helms- Burton. Foto: De la Autora
Jóvenes cuentapropistas rechazan el Título III de la Ley Helms- Burton. Foto: De la Autora

Por estos días todos los sectores de la sociedad cubana alzan sus voces para rechazar el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos hacia Cuba, especialmente frente a la activación del Título Tercero de la Ley Helms-  Burton.

Guillermo Arias Brito, quien presta servicios en el centro histórico de la localidad, es uno de ellos.

"Nosotros rechazamos esta ley porque significa retroceder a lo que éramos antes de 1960: una neocolonia de Estados Unidos, además los efectos negativos de su aplicación llegan, principalmente, a la economía y dentro de ella están los servicios gastronómicos. En mi caso presto servicios en una zona cuyo antiguo propietario podría reclamarla si se aplicara este título de la Ley".
 
La autenticidad de las nacionalizaciones desarrolladas por nuestro gobierno es otro de los elementos que cuestiona el demandado documento, De ello está consciente  el joven  Daniel Torres Jerez, vendedor de alimentos ligeros.

"Ellos piensan que tienen el derecho de venir ahora, al cabo de tantos años, para reclamar lo que era de ellos, eso no es así. Cuando el gobierno revolucionario cubano hizo la nacionalizaciones trató de llegar a un acuerdo y ellos no aceptaron la propuesta, ese fue su problema".

Otros trabajadores no estatales de Amancio denuncian  el carácter inhumano e injerencista de esta ley. Abelardo Almanza, acogido a la modalidad de carretillero tiene claro cómo afecta el desarrollo de su actividad este engendro yanqui.

"Esa es una manera de arreciar el bloqueo contra Cuba y por tanto de  agravar la situación alimentaria que hoy presentamos. Al afectar el comercio con terceros países e impedir el arribo de sus barcos a nuestros puertos, las consecuencias se ven en nuestros platos.  

Este amanciero, campesino de nacimiento, habla además de otras aristas que se afectan.

"La llegada de productos para el cultivo de vianda, hortalizas, frutas incluso de instrumentos desarrollados para el trabajo de la tierra. Esa ley es lo peor que pueda existir, como todo lo que sale de ese país.

En el municipio de Amancio los trabajadores por cuenta propia se unen al rechazo de esta patraña yanqui puesta en vigor desde el pasado 2 de mayo.

Este sector de la sociedad cubana defiende las conquistas de la Revolución como muestra de su agradecimiento al sistema social que les dio un lugar importante dentro de su economía.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar