En Cuba, la implementación de Proyectos de Desarrollo Humano Local (PDHL), conducidos por los Consejos de la Administración Municipal (CAM), constituye una estrategia de trabajo para el autoabastecimiento, favoreciendo el impulso de las mini-industrias y centros de servicios.

 

En correspondencia con este lineamiento de la política económica y social, aprobada en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC),  en el municipio de Amancio se da seguimiento a un grupo de iniciativas endógenas que permitirán la autosustentabilidad financiera, y su consiguiente beneficio a la población.

Ramón Concepción González, coordinador de los PDHL en esta sureña localidad, precisó que hasta el momento se han aprobado ocho proyectos vinculados al reciclaje de los desechos sólidos urbanos para reducir las contaminaciones, la sostenibilidad de las áreas de pesca en la comunidad costera de Guayabal, y la lucha contra la anemia, por citar algunos que ya cuentan con recursos asignados por organizaciones no gubernamentales (ONGs) extranjeras.

Otros organismos, precisó Concepción González, han diseñado maquetas que requieren de financiamiento, como la Filial Universitaria Municipal Haydée Santamaría, la Delegación de la Agricultura, la Empresa de Comercio y Gastronomía, y la Dirección Municipal de Cultura.

La puesta en práctica de los Programas de Desarrollo Humano Local fortalece la capacidad de los gobiernos y de las comunidades para la consecución de sus metas de desarrollo, promoviendo la coordinación institucional y la participación ciudadana.

Asimismo se formulan iniciativas para apoyar los procesos de descentralización y de promoción de las economías locales, incluido el aumento de la cobertura, calidad y sostenibilidad de los servicios, la vivienda, la seguridad alimentaria y la reconversión azucarera.















Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar