Durante el año 2012, 1493 personas naturales acudieron a la sucursal 6542 del Banco Popular de Ahorro (BPA), en Amancio,  para acogerse al Decreto Ley 289, que establece el otorgamiento de créditos, así como a una instrucción del Ministerio de Economía y Planificación que flexibiliza los cobros y pagos entre personas jurídicas y naturales.

De acuerdo con Marianela Langford, directora de la institución bancaria en la localidad, de los 9 millones de pesos entregados, la mayor cifra corresponde a la compra de materiales de construcción y el pago de mano de obra, así como otro porciento beneficia a agricultores pequeños para la adquisición o reparación de equipos o medios de trabajo, renovación o rehabilitación de plantaciones u otro fin que contribuya al incremento de su producción.

Langford  destacó lo novedoso de esta nueva política, la cual reconoce también a quienes ejercen el trabajo por cuenta propia (TCP), y los que ejecutan otras formas de gestión no estatal.

Por otra parte, también se incrementan las ayudas a personas con bajos ingresos o falta de solvencia económica para la ejecución de acciones constructivas en inmuebles.    

A decir de Belkis Manso, directora de la Oficina Municipal de Trámites de la Vivienda, hasta la fecha 82 amancieros recibieron el visto bueno para edificar, rehabilitar o conservar sus moradas, según sea el caso.

Con la nueva política crediticia puesta en práctica desde el recién concluido año 2012, es imprescindible la responsabilidad de las personas ante sus obligaciones, pues con el citado Decreto Ley se da cumplimiento a un número importante de lineamientos vinculados a la actualización del modelo económico nacional.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar