Sergio SalazarA lo largo de esta entrevista mi anfitrión me regala un solo de guitarra; de sus dedos brota la melodía “Olvido”, de Miguel Matamoros. Con desenfado, entrega y rigor, el trovador amanciero Sergio Salazar aún mantiene una activa participación en cuanta actividad o evento se convocan en el tunero municipio de Amancio.

El más veterano de los guitarristas amancieros inició su carrera como trovador aficionado en la década de los años 50 del pasado siglo; después de su laboreo en el campo, en sus días libres ejecutaba descargas en bares y algunas serenatas.

De ese período creativo incipiente, nos confiesa que  acompañó “a artistas que venían en los circos a cantar música mexicana y boleros”.

Este lugareño compartió escenario con grandes exponentes de la música cubana, como Roberto Sánchez, Barbarito Diez, y Guillermo Rubalcaba, y las célebres orquestas Los Latinos, Aragón y América. Pero su pasión por la trova lo marcó para siempre, al punto de poner a prueba sus nervios de artista novato, como nos revela en la siguiente anécdota.

“Cuando yo empezaba, me propusieron cantar en un circo aquí; me temblaban las piernas y no podía cantar, porque si me temblaban las piernas más me temblaban las manos con el micrófono. Pero terminé la canción”.

Sergio compuso varias piezas, las más conocidas “Lágrimas de amor” y  “La guitarra triste”, dedicada a su amigo Ramón Reynó. Actualmente acompaña a los trovadores en las peñas que ellos desarrollan regularmente.

Salazar simultaneó su amor por la música con la de trabajador en la fábrica de tableros de bagazo Primadera; dedicó su vida a la cultura local por lo que obtuvo numerosos reconocimientos y premios, en certámenes de todo tipo, donde ha merecido hasta el primer lugar".

“A la cultura de mi pueblo natal le he dedicado mi vida entera. Al triunfo de la Revolución, tengo que decirlo con orgullo, que yo era el primer trovador del municipio que las organizaciones políticas convocaban para todas las actividades, inclusive con delegaciones extranjeras; así modestia aparte, me convertí en  un cantor de la Revolución en Amancio”.    

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar