Foto: Danay Naranjo Viñales

La unidad empresarial de base Vascal, en el municipio de Amancio, cuenta  con un total de cuatro colectivos donde se  adoptan  medidas encaminadas a minimizar los efectos de la actual situación coyuntural que atraviesa la Isla.

Ante el llamado hecho por las máximas autoridades del país a buscar  estrategias que permitan mantener los servicios sin afectar a la población, Petronilo García García, director de la entidad amanciera, explicó que se adecuó el horario  en las oficinas para evitar la estancia del personal entre las 11.00 am  y la 1.00 pm.

En el caso del taller de confecciones Rogelio Cordero, perteneciente a la UEB, se aprovecha al máximo la luz solar y se evita encender los equipos consumidores de energía. Como parte del apoyo a las medidas, cada trabajador lleva un recipiente con agua fría y así tampoco se conecta el dispensador.

Asimismo en la carpintería se evita utilizar la sierra de mayor consumo para la confección de piezas. Este colectivo en estos momentos se encarga de la elaboración de sarcófagos, servicio que se mantiene gracias al empleo de otras medidas.

Para este colectivo la prioridad es la satisfacción de los clientes. Por ello,  ante el déficit de combustible recurren a la tracción animal para la distribución de sus producciones, y con el trabajo en conjunto con otros organismos logran trasladar los recursos necesarios desde la cabecera provincial hasta la localidad.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar