Merecido homenaje a los mártires de la Patria. Foto: Rafael Aparicio Coello
Merecido homenaje a los mártires de la Patria. Foto: Rafael Aparicio Coello

Ellos descansan en brazos de la Patria agradecida. Esa que los puso a prueba, y junto al destino, lograron escribir páginas de gloria en el continente africano. No podía ser otra fecha. El 7 de diciembre marca en el calendario el último de los enfrentamientos del Titán de Bronce. Entonces, recibir a los internacionalistas convertidos en héroes patrios era el momento ideal.

Pasaron 30 años de aquel instante con Fidel al frente. Operación Tributo, ese fue el nombre. Llegaban a Cuba los restos mortales de 2 mil 289 jóvenes valientes como Maceo; de ellos 11 eran amancieros. Esa es la razón por la que cada año toda Cuba deviene en peregrinación. 

El programa Micrófono Abierto de Radio Maboas también hizo su homenaje a través de  testimonios de hombres que fueron partícipes de la mencionada  epopeya. Entre emociones, lágrimas inesperadas, recuerdos difíciles que queman, laceran y entristecen; combatientes de la Revolución Cubana les regalaron a los oyentes de la Novia Sonora del Guacanayabo, anécdotas para no olvidar.

Un cúmulo de experiencias guarda Justo Luis Contreras. Sin percatarse apenas del tiempo, relató cómo lograron liberar la zona donde estaba y luego ser el responsable de otras misiones para preparar a nuevos soldados.

Con 42 años Rolando Guevara siente orgullo cuando, apelando a la memoria, le vienen los días difíciles que no olvidará. Pero seguro de cumplir con Cuba y dejando atrás un país libre del Apartheid.

Hoy su misión está en no dejar morir la historia. En llegar a cada rincón de la geografía amanciera y emocionar a quienes los escuchan. Porque así están honrando a sus hermanos que  llegaron un 7 de diciembre de 1989 convertidos en leyenda viva por su valentía y entrega absoluta, cuando apenas comenzaban a vivir. Entonces, ante una multitud que honraba a sus hijos concentrada en El Cacahual,  el líder de la Revolución Cubana con profunda emoción,  exclamó: A ellos, gloria eterna.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar