20131118211147-copia-de-dsc08680.jpg

Una variada gama de productos elaborados a partir de la carne de res y cerdo, junto a la producción experimental de conservas de tomate, fruta bomba y  mango, sirven de credencial en el mercado a la gestión de la planta procesadora de alimentos “Pedro Plaza Fernández”, ubicada en el municipio de Amancio, a 100 kilómetros de la ciudad de Las Tunas.

Según Iraldo Diego, administrador de esta unidad perteneciente a la firma comercializadora Tecnoazúcar, hasta la fecha el plan técnico económico se cumple, en cárnicos al 101 %, mientras que de manera general (incluyendo las conservas) al 106 %, aunque buscaremos hasta el cierre del año unas 30 toneladas más para llegar a las 280 en el 2013”.

“Hay que destacar el esfuerzo del colectivo laboral, creciéndose ante cada reto y  el apoyo de la UEB Las Tunas. Esos factores  condicionan la diversificación de nuestras producciones, por ejemplo,  hace unas dos semanas comenzamos a elaborar sirope, renglón con calidad reconocida por los clientes y muy solicitado”, asegura Iraldo.

Para Kenia Fuentes, especialista en análisis químico de los alimentos, el principal desvelo del colectivo y la fórmula de presentación están en la certificación de la  calidad final de cada línea productiva. “Sistematizamos la revisión de toda la materia prima y los insumos disponibles, tratando de inculcar en los trabajadores las normas higiénico-sanitarias para la elaboración y manipulación de los alimentos”.

Felipe de la Rosa confiesa haber encontrado el oficio de su vida en la elaboración de las conservas; pondera el sistema de estimulación y salarios (supera los 800 pesos mensuales); la unidad entre trabajadores y directivos; domina al dedillo cifras y resultados de su gestión, pero  expresa “la necesidad de modernizar la cocción de la materia prima, pues hasta ahora se utiliza la leña como combustible”.

“Independientemente de los resultados de estos dos años de labor, hay que reconocer la estabilidad del personal, la disposición de mujeres, técnicos, directivos y  obreros para enfrentar cualquier tarea por difícil que sea”, asegura Virgilio García, dirigente sindical de la planta.

“De todas formas, -puntualiza Virgilio-, existen escollos a vencer: el inadecuado piso del salón de proceso,  inexistencia de medios para el envase de conservas y el sirope, dificultades en la  extracción de embutidos y en la estiba de las materias primas”.

El principal destino (70 %) de las producciones de la planta “Pedro Plaza Fernández”,  es  la satisfacción de las necesidades alimenticias de los trabajadores de  la Empresa Azucarera de Las Tunas e incluyen embutidos (jamón, jamonada  especial, chorizos), masas cárnicas, picadillo, subproductos y carne de primera.

 

Hay que destacar el esfuerzo del colectivo laboral, creciéndose ante cada reto y  el apoyo de la UEB Las Tunas, señala Iraldo Diego.  Foto: Rafael Aparicio Coello.

 

Los embutidos son parte importante de las producciones de esta planta.  Foto: Rafael Aparicio Coello.

 

En el salón de proceso se extreman las medidas higeiénico sanitarias. Foto: Rafael Aparicio Coello

 

Virgilio muestra la variedad de producciones Siropera construida con el esfuerzo de los trabajadores. Foto: Rafael Aparicio Coello

 

Siropera construida con el esfuerzo de los trabajadores. Foto: Rafael Aparicio Coello

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar