Hombre es más que negro, más que mulato, más que blanco, dígase  hombre y ya se han dicho todos los derechos, sentenció José Martí; en Cuba esta máxima del Apóstol se hace realidad, mediante programas en los que se brinda atención a sus ciudadanos, por ser el principal capital para el desarrollo de la sociedad.

Para lograr el éxito de esa premisa, la Unidad de Prevención, Asistencia y Trabajo Social en el municipio de Amancio, -ubicado a unos 100 kilómetros al sur de Las Tunas-, se encuentra enfrascada en el seguimiento a distintas problemáticas que afectan la armonía de la familia.

Eugenio García Escalona, al frente de esta tarea en la localidad, precisó que entre las acciones fundamentales, figura la atención a los estudiantes desvinculados del sistema nacional de enseñanza, los incumplidores de los deberes escolares, y la labor con las familias disfuncionales.

Ese órgano, precisó García Escalona,  evalúa y actualiza los subsidios y las familias que necesitan ayuda económica.

En tanto, Madelaine Martínez Brito, técnica que atiende un área de 2 circunscripciones amancieros afirmó que se revisan los casos protegidos con prestaciones monetarias.

Asimismo, apuntó que se ha logrado una mayor participación de los beneficiados en el desarrollo local, fundamentalmente madres solas cuyos hijos se han vinculado a los Círculos Infantiles y seminternados, además de jóvenes, entre otras acciones que permiten continuar mejorando sus ingresos  económicos y su calidad de vida.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar