El suministro de agua potable fue el tema que convocó la víspera a directivos, especialistas y profesionales de la información en el municipio de Amancio, -en la porción sur de la provincia de Las Tunas-, para conocer a fondo las deficiencias y perspectivas futuras de este vital servicio, muy afectado por las limitaciones financieras y materiales impuestas por el bloqueo norteamericano contra Cuba.

En torno al tema, Orlando Vargas, director de la Unidad Empresarial de Base Acueducto y Alcantarillado en esta sureña localidad, hizo referencia en el programa de opinión Micrófono Abierto, de Radio Maboas, a la situación del bombeo del líquido, que ha obligado a implementar un sistema de distribución por circuitos, el cual no satisface las demandas de los consumidores.

En su intervención, Vargas puntualizó que el mal estado técnico de las conductoras y la incidencia de los salideros en las redes, atentan contra la eficiencia en las entregas del vital líquido, sobre todo a comunidades urbanas, y en el caso de la parte rural la distribución se realiza por pipas, excepto Guayabal que cuenta con un sistema de bombeo.

A partir de las opiniones expresadas por  residentes en zonas consideradas críticas, Enrique Torres Ramírez, director de la Unidad Presupuestada Servicios Comunales, señaló que tampoco se logra cubrir las necesidades de la población amanciera residente en asentamientos más alejados de la cabecera municipal, debido a las carencias de equipos y de recursos necesarios como mangueras y tuberías.

Si bien la distribución de agua constituye un serio problema para los amancieros, se requiere asumir también una conducta enérgica contra las indisciplinas sociales y las ilegalidades en la prestación de este servicio, así como velar por el cumplimiento de las normas higiénico-sanitarias vigentes para el consumo de tan necesario recurso natural.  


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar