Brindar un servicio de excelencia es la principal divisa de los trabajadores de la Terminal de Ferrobuses, de este municipio de Amancio, -situado en el extremo suroriental de la provincia de Las Tunas-, a propósito de celebrarse hoy en Cuba el Día del Trabajador Ferroviario.  

Este pequeño colectivo tiene la gran responsabilidad de garantizar el transporte de pasajeros hacia comunidades rurales o de difícil acceso, como El Paraíso, Vicente Pérez, y Las Pulgas, de esta localidad tunera, además de enlazarla con Colombia y Haití, en la provincia de Camaguey.

Ismael Quesada, administrador de la referida Terminal, afirmó que de cuatro equipos (conocidos popularmente como carahatas), funcionan 3, con una capacidad de más de 600 pasajeros por cada viaje, lo que da la medida de la gran demanda de este servicio.

El directivo agregó que en el 2013 se logró cumplir los planes económicos por concepto de ingresos, e incluso fue reinaugurada una línea hacia el asentamiento de El Paraíso, la cual había sido suspendida años atrás debido a las carencias materiales y financieras impuestas por el cruel bloqueo impuesto por el gobierno de Estados Unidos contra el mayor archipiélago del Caribe.

El reto de la Terminal de Ferrobuses, de Amancio, para el año 2014 es continuar brindando un servicio satisfactorio a quienes utilizan estos medios de transporte por vía férrea para viajar a sitios alejados de la cabecera municipal, un sueño que solo fue posible gracias a la Revolución y a los desvelos del Estado cubano para elevar la calidad de vida del pueblo.   

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar