Desde que comenzó la zafra 2013-2014, trabajadores y directivos de la Unidad Empresarial de Base Central Azucarero "Amancio Rodríguez",-a unos 100 kilómetros al suroccidente de la provincia cubana de Las Tunas-, tensan esfuerzos en cada uno de los engranajes de la cadena productiva para ganar el tiempo perdido por causa de las roturas e interrupciones industriales.

Ahora el desafío es recuperar los indicadores de eficiencia y calidad en el procesamiento de la materia prima y en la producción azucarera, además de garantizar el uso del bagazo como combustible y en la generación de electricidad para el sistema nacional de transmisión y distribución.

Una tarea primordial para los agroazucareros locales es mantener el abasto de caña fresca proveniente de los distintos frentes de corte manual y mecanizado, una experiencia novedosa que se aplica en el macizo cañero del sur de Las Tunas con augurios favorables.

La estrategia se dirige al logro de la calidad del oro dulce, acompañado de molidas altas y estables superiores al 70 y el 80 %, y aumentar gradualmente el rendimiento industrial lo que coadyuvaría a paliar el atraso de la zafra chica.

También se presta una atención sistemática al mantenimiento de la industria, e ir eliminando algunas asignaturas pendientes en el tema de los equipos y maquinarias que intervienen en el proceso fabril.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar