Reciben protección madres amancieras que tienen hijos con discapacidades severas. Foto Ana Iris Figueredo TorresEl estado cubano no desampara a ninguno de sus hijos esta es una realidad palpable y un ejemplo es la protección a las madres que tienen hijos con discapacidades severas.

En el municipio de Amancio 15 mujeres acogidas a este programa de atención reciben el ciento por ciento de sus salarios para que se dediquen solamente al cuidado de sus vástagos por tener enfermedades invalidantes.

Esto se les considera como un empleo y les permite acumular años de servicio para su posterior jubilación, aunque es valido aclarar que esta concepción se realiza solo con aquellas que cuando fue detectada la afección físico-motora de sus hijos estaban vinculadas al trabajo, pues hay otras madres que también se encuentran en esta situación pero no han sido trabajadoras y a ellas se les brinda protección a través de la asistencia social con prestaciones monetarias temporales.

También reciben otros tipos de ayuda como es la garantía de los viajes para la atención en la red hospitalaria nacional si fuera necesaria, la tramitación de camas especiales, sillas de ruedas, viviendas y todo aquello que pueda mejorar el entorno y la calidad de vida  de esas personas.

Una vez más es digno  reconocer la esencia humanista de la Revolución cubana que por encima de todo el ser humano para como quería Martí y lo cumplió Fidel que la ley primera de nuestra república sea el culto a la dignidad plena del hombre.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar