Mujeres amancieras eliminando el marabú. Foto: Ana Iris Figueredo Torres.Desde su puesta en práctica en enero del 2013, el Decreto-ley 300 ha demostrado su validez para los programas alimentarios que desarrolla el país, pues garantiza la sostenibilidad de las tierras ociosas o deficientemente explotadas.

"En el caso del municipio de Amancio, -ubicado a 100 kilómetros de la oriental provincia de Las Tunas-, hasta el cierre de diciembre del año pasado se habían procesado 100 solicitudes, de ellas el ciento por ciento fueron aprobadas", afirmó Reynaldo Rodríguez, director de la Oficina de Control de la Tierra en esta localidad del sur de Las Tunas.

Por su parte, Yurismay Celada Bueno, especialista registrador, apuntó como aspecto positivo la presentación en tiempo de los documentos requeridos por parte de los solicitantes.

Celada Bueno precisó que los interesados deben llevar consigo una solicitud escrita y un aval de los Comités de Defensa de la Revolución, además de un documento de la entidad poseedora de las tierras en interés, a fin de conformar el expediente.

Puntualizó que se otorgará mayor superficie a quienes continúen incorporados a esa modalidad.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar