El carácter humanista del proyecto social que se construye y perfecciona en el mayor archipiélago del Caribe también concierne a los ciudadanos beneficiados con el Sistema de Atención a la Familia, conocido por las siglas SAF.

Este programa favorece a 228 personas en el tunero municipio de Amancio, donde funcionan 9 locales diseminados en los 8 Consejos Populares (estructuras locales de gobierno), que abarcan zonas tanto rurales como urbanas.

Al intervenir en la emisión sabatina del programa Micrófono Abierto, de Radio Maboas, Moraima Gaínza, responsable del Sistema de Atención  a la Familia en esta sureña comarca, informó que el mayor reto está en garantizar la calidad y variedad de los alimentos que se les oferta a ancianos solos y personas con baja solvencia económica.

“Tratamos la manera de que se les brinde un almuerzo y una comida con todos los requerimientos nutricionales establecidos para esos grupos etéreos, con toda la calidad e higiene necesarios, a partir de las limitaciones materiales y financieras que nos imponen el bloqueo norteamericano contra Cuba y la crisis mundial”, afirmó Gaínza.

Por su parte, Adelaida Álvarez, directora municipal de Trabajo y Seguridad Social, explicó el tratamiento que se les brinda a los beneficiarios de esta conquista social.

La directiva agregó que esta es una modalidad subsidiada por el Estado, y se les pagan 45 pesos mensuales  a los favorecidos para adquirir los alimentos en los mercaditos comunitarios a precios muy módicos.

El Sistema de Atención a la Familia es un proyecto de gran alcance que protege a un grupo de amancieros, quienes reconocen la calidad del servicio recibido, si bien es posible continuar buscando fórmulas y alternativas encaminadas a satisfacer sus demandas. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar