Paradigma de la cultura amanciera, el poeta, escritor y repentista Luis Martí Casas, recibirá el homenaje de su pueblo durante las actividades del evento Improvisur y la Jornada Cucalambeana Municipal, previstos del 14 al 16 de marzo, como reconocimiento a una fructífera carrera que abarca ya 48 años.

Es difícil resumir en muy poco tiempo las notables contribuciones de este bardo sencillo y humilde, pero sí merece el más grande elogio el hecho de que en el año 1950 se integró al grupo campesino La Raspadura, luego vino el nombre de Los Martianos y hasta hoy continúa ese legado gracias al conjunto Rumores del Yáquimo.

Su don natural para improvisar la tonada campesina lo combina a la perfección con elegancia y dominio de la métrica, convirtiéndolo en un referente a la hora de hablar de la música campesina, en la más sureña de las localidades tuneras.

Junto a otra de sus pasiones, la de compartir con las nuevas generaciones el misterio de la espinela, también da rienda suelta al arte de escribir; así sobresale su libro "Oferta del fuego manso", de consulta obligada para estudiosos y cultivadores de la décima criolla, entre otros títulos.

Hombre sensible a prueba de talento y mucho oficio, Luis Martí Casas tiene un lugar bien ganado en el firmamento de la identidad amanciera, donde el arte sin concesiones y el compromiso se funden con la aureola de la cubanía.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar