Una representación de mujeres destacadas del municipio de Amancio. Foto: Rafael Aparicio Coello Vivencias y emociones compartidas matizaron la emisión sabatina del programa Micrófono Abierto, de Radio Maboas, dedicada a resaltar los avances y retos de la mujer amanciera para lograr su plena inserción a la sociedad.

Una apretada reseña del intenso quehacer de Eloína Loicén Alfonso,  invitada al IX Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas, que concluyó la víspera en La Habana,  abrió las cortinas al intercambio de los panelistas con un grupo de féminas que marcaron un antes y después en el trabajo de la organización femenina en la más sureña de las localidades tuneras.

Parte indisoluble de la historia de la FMC, Petronila Pompa relató los momentos cumbres de la incorporación de la mujer a la construcción de una nueva sociedad, destacando la labor de convencimniento con la familia, fundamentalmente los esposos, pues "había muchos prejuicios y criterios machistas entre los hombres, pues consideraban que la mujer estaba hecha para la casa y no para andar en la calle echándose a perder".

El impactante testimonio de Eloísa Adelaida Tamayo, donde salió a relucir su impresionante participación en las duras faenas del corte manual de caña en la Brigada “Las Marianas”, y que le valió ser merecedora de la condición de Heroína Nacional del Trabajo en dos ocasiones, hasta la presencia de Elsida Espinosa en pleno fragor de la guerra por la liberación de Angola, o en los cañaverales manejando un tractor Piccolino, son un botón de muestra del coraje y valentía de las hijas de esta oriental comarca.

Heredera de una profunda estirpe revolucionaria y comunista, Aurora Pérez nunca reniega de sus raíces, a pesar de su procedencia camagueyana. "Aquí en Amancio me realicé como mujer y federada; mis primeros inicios en las luchas femeninas comenzaron en la Federación Democrática de Mujeres Cubanas, dirigida por el Partido Socialista Popular, y luego con el triunfo de la Revolución me incorporé a la FMC, que me ha dado la dignidad y el decoro. A pesar de los años transcurridos, todavía me siento con fuerzas para continuar aportando mis esfuerzos y mi experiencia", ratificó Aurora con visible entusiasmo.

Siin dudas, fue una confluencia de varias generaciones de mujeres amancieras que desde los distintos frentes del acontecer económico y social, han aportado alma, corazón y vida a la construcción de un proyecto emancipador donde el espíritu femenino logró niveles insospechados de realización personal y humana sin precedentes en el mundo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar