Boletín AzucareroProponemos un acercamiento a “La proeza de Blanquita”, de María Margarita León Sánchez, Especialista en Comunicación de la Unidad Empresarial de Base Atención a productores cañeros en el XV Evento Municipal de Rescate y Conservación del Patrimonio Azucarero.

 

 

Blanca Cisneros Rubiales
Blanca Cisneros Rubiales, primera mujer que desempeñó el oficio de fogonera en Cuba.
Foto: Cortesía de Blanca Cisneros Rubiales.

¿De qué trata su ponencia?

Se trata de una investigación realizada a una mujer que desde muy joven se desempeñó en el trabajo como fogonera de una locomotora de vapor en el Central Amancio Rodríguez y que fue la primera en desempeñar ese oficio en Cuba; y la impronta que dejó entre sus compañeros de trabajo en el sector azucarero por sus proezas en tan difícil tarea.

Su nombre es Blanca Cisneros Rubiales, todos la llaman Blanquita.

Declaraciones de María Margarita León Sánchez, autora de la ponencia "La proeza de Blanquita"

¿Qué valor le atribuyes a esta investigación?

Tiene gran importancia porque conocemos parte de la historia de los trabajadores que han dejado sus huellas en el sector azucarero, que es nuestra identidad, también nos da a conocer cómo las mujeres desde el triunfo de la Revolución Cubana han dado el paso al frente en tareas difíciles y complejas.

Este trabajo es un aporte al enriquecimiento de la historia del Central Amancio Rodríguez, destacando el papel de la mujer en la industria azucarera, para que las presentes y futuras generaciones conozcan esa parte de nuestra historia.

Blanca Cisneros Rubiales con su locomotora de vapor
Blanca Cisneros Rubiales con su locomotora de vapor.
Fuente: Archivo histórico del central Amancio Rodríguez.

Portada del Boletín Azucarero con la imagen de Blanca Cisneros Rubiales
Portada del Boletín Azucarero, con la imagen de Blanca Cisneros Rubiales.
Fuente: Archivo histórico del central Amancio Rodríguez.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar