Es la familia la primera escuela de hombre, de ahí que en Cuba se brinde especial, a esta institución universal y viva que se encarga de potenciar la formación de cada uno de sus miembros.

En el municipio de Amancio, ubicado en al suroccidente de la provincia cubana de Las Tunas, es una prioridad la atención a esta célula básica de la sociedad a nivel de las organizaciones e instituciones como la Federación de Mujeres Cubanas con la Casa de Orientación a la Familia.

A propósito de celebrarse este 15 de mayo, el Día Internacional de la Familia, Mairelys Gez Alarcón, secretaria de la organización femenina en esta localidad, precisó que en este espacio se brinda orientación e información a cualquiera de sus miembros para tramitar y dar respuestas a sus inquietudes a través de un grupo de trabajo multidisciplinario.

En tanto también se le brinda protección desde el punto de vista jurídico y legal amparado en el Código de la Familia vigente desde el año 1975 que protege las relaciones entre sus integrantes, aseguró Betsy Martínez Pérez, presidenta del Tribunal Popular Municipal.

Destacó además que se han creado los Tribunales de Familia que atienden las demandas de manutención, protección a los hijos, a los conyugues, teniendo en cuenta sus intereses.

En tanto Yonarvis Ortiz Tamayo y Jaime Atucha Ramos,  madre y padre de familia coinciden en el papel de la familia en la formación de hábitos de conducta pues de ahí depende que sus miembros tengan la formación que se necesita, preocuparse por corregir errores y desarrollar valores como la colectividad, el humanismo, la solidaridad, el compañerismo, así como normas de convivencia.

“La casa es como un manantial perenne, de donde se sacan fuerzas diarias y nuevas, siempre frescas; y siempre poderosas para la batalla de la vida”, sentenció el más universal de los cubanos José Martí, esencia de la familia cubana de estos tiempos. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar