Artífice de una obra y un estilo únicos en el complejo de la música cubana de todos los tiempos, el Maestro Juan Formell deja una huella indeleble entre muchos amancieros que recuerdan la única presentación de la Orquesta Los Van Van en el año 1982 en la hoy Plaza Cultural de esta localidad situada en el extremo sur de la provincia de Las Tunas.

Miembro del Comité Ejecutivo de la Asamblea Municipal del Poder Popular a cargo de la esfera de Educación, Cultura y Deportes en aquel entonces, Irma Trocones Cantero comparte con Maboas Digital sus vivencias de aquel memorable concierto.

“Tuve el privilegio de conocer personalmente a Formell en uno de sus viajes familiares a nuestro municipio, pues aquí vivía un tío suyo que luego se lo llevó para La Habana. En el año 1982 lo contratamos para que viniera a hacer un concierto a Amancio, y él accedió con mucho gusto. Lo recuerdo como una persona muy sencilla y directa, que no presumía de ser famoso ni nada por el estilo”, rememora Irma.

“Cuando  llegaron Los Van Van, les dimos el recibimiento en la sede del Gobierno.  Fue bonito, porque ellos se mostraron contentos y muy respetuosos.  Los invitamos a una comida que se preparó en el restaurante Polinesio con mucho amor para ellos. El pueblo se aglomeró en los alrededores de la instalación para saludarlos. Después de la cena, salieron a pie hasta La Pista, que era como se llamaba la hoy Plaza Cultural”, agregó la veterana dirigente y revolucionaria amanciera.

Otros testimoniantes como Ángela Bazán, Cristina Jiménez Escocia, y Abelardo Guerra afirman que el espectáculo fue toda una sensación. El público bailó hasta casi las 7 de la mañana al compás de temas populares como Marilú, en voz de Pedrito Calvo; La candela, y El buey cansáo, entre otros que han hecho famoso al llamado Tren de la música cubana. 

Hoy es un día triste para los admiradores de Juan Formell y su música en la más oriental de las localidades tuneras. Pero quedarán para siempre en el corazón de un pueblo que no perderá la alegría y el optimismo, esos que inspiraron al creador de Los Van Van como prueba inequívoca de respeto y cubanía. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar