Yaniluz Cordoví, directora del Coro Ángeles, recibe un certificado por los 10 años del ensemble vocal. Foto: Rafael Aparicio Coello  El  público aguarda con impaciencia el momento culminante. Tras bambalinas, los rostros sudorosos  muestran tensión, nerviosismo, expectativas. Se apagan las luces y a partir de este momento comienza una aventura mágica.

Sin prisas, sobre el escenario se descorren los telones para irradiar una luz potente y cálida. Cada quien ocupa el lugar que le corresponde. No hay tiempo que perder en un concierto largamente soñado hasta en los más mínimos detalles.

Diez almanaques han transcurrido desde que tomó cuerpo e identidad propia el Coro Municipal ”Ángeles”,  orgullo legítimo de la cultura amanciera y un referente del espíritu de un pueblo trabajador y apegado a sus raíces. 

La noche de este viernes fue muy especial para una agrupación que regaló canciones, amor, ternura, fuerza y voluntad, con exquisitez y armonía.

El empaste y color de sus voces enaltecieron los sentimientos más sublimes de los espectadores. Como ángeles, pusieron a prueba las fibras de la sensibilidad y el goce, con la complicidad de piezas antológicas como La victoria, Negro bembón, Samba, Venezuela, Let it be y Yestyerday.

El final fue toda una revelación. Los aplausos agradecieron la inmensa felicidad proporcionada por el arte auténtico, sin concesiones ni falsas etiquetas, demostrando una vez más que con talento y entrega incondicional, el Coro “Ángeles” logró su entrada triunfal en el corazón de los amancieros.

Fragmento del recital ofrecido por el coro Ángeles en el cine Yáquimo

Toma realizada por el periodista Rafael Aparicio Coello.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar