Las dos instituciones destinadas a la atención multidisciplinaria de las personas de la tercera edad, en el municipio de Amancio, en el extremo sur de Las Tunas, son un ejemplo fehaciente de los esfuerzos y desvelos del Estado cubano para garantizar el bienestar y calidad de vida de este grupo etáreo.

En los Hogares de Ancianos Peraza y Batey, radicados en el núcleo urbano amanciero, todo funciona con la precisión de un reloj, pues no hay tiempo que perder cuando se trata de proporcionarles espacios de alegría y salud a un grupo de personas, que por una causa u otra están solas, sin importar color de la piel, raza, o procedencia social.

En diálogo con las licenciadas Maribel Aguero y Clara Mendoza, directoras de ambas instituciones, se conoció que la prioridad del gobierno cubano se sustenta en una estrategia integral, que incluye organismos como Salud Pública, Cultura, Deportes y Educación, además de la participación activa de la comunidad.

Para ello, se cuenta con promotores culturales y deportivos encargados de la recreación sana y culta mediante proyectos y opciones recreativas, como asaltos, presentación de solistas y agrupaciones, declamadores, poetas, estampas infantiles y juegos de mesa.     

Olimpo La O, uno de los beneficiarios de este programa, destacó la consagrada labor de los médicos, enfermeros, el personal de apoyo, y las trabajadoras sociales, que no escatiman horas para ofrecerles una estancia feliz y plena.

Un rasgo distintivo del desempeño de los Hogares de Ancianos Peraza y Batey, ubicados en la más sureña de las localidades tuneras, es el estrecho vínculo que se logra con las nuevas generaciones, específicamente con los niños de las escuelas primaria "Enrique José Varona" y especial "Darío Guevara", lo cual favorece el diálogo intergeneracional.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar