La grandeza de un hombre se mide no sólo por su estatura moral, sino por su entrega desinteresada a las causas más nobles y justas.

Esta ha sido la razón poderosa por la que Fidel Castro Ruz dedicó toda su vida a los ideales de independencia, libertad y autodeterminación de los hombres.

Hablar de Fidel significa encontrarse con un espíritu magno y caudaloso.  Joven intrépido y rebelde, abogado defensor de los desposeídos, brillante estratega político y militar, intelectual de pura raza e ideas claras y contundentes. También Fidel es el amigo sincero, el padre amoroso, es lucero del pasado, presente y futuro.

Las palabras se quedan cortas en su contexto semántico. Pero, el gesto sencillo de la gente de pueblo vale mucho más para reconocer a quien se ha ganado, a fuerza de vientos y mareas, un sitio privilegiado en el pedestal de la historia. 

Blanca Iris Marín Ramírez, trabajadora de la Pizzería La Italiana, en el municipio tunero de Amancio, dio rienda suelta a su inspiración creadora y compuso una pieza musical dedicada al líder histórico de la Revolución Cubana, a propósito de cumplirse hoy el aniversario 88 de su natalicio.

“Yo todos los años celebro el cumpleaños de Fidel con actividades en mi comunidad (Reparto Kingston), donde soy la presidenta de la estructura de base número 7 de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR). Me apoyo en mis vecinos, la promotora cultural, los trabajadores de Deportes y el Grupo de Trabajo Comunitario, para rendir homenaje a quien tanto ha hecho por nosotros”, dijo Blanca Iris.

Para interpretar la canción, escogió a Virgen María Salas Reyes, alumna de 5to. Grado de la Escuela Primaria “Enrique José Varona”, una de las ganadoras del concurso Buscando tu voz, que tuvo lugar el pasado mes de julio como parte de las ofertas del verano amanciero.

Entrevistada por Maboas Digital, Virgen María dijo que  era un orgullo cantarle a Fidel “porque ha sido un gran amigo de los niños; gracias a él somos felices, tenemos escuelas y hospitales, mientras que en otros lugares del mundo los niños carecen de esas cosas”.

Para Blanca Iris y Virgen María este es el mejor homenaje que merece Fidel, “el amor, el cariño y la admiración por una vida entera consagrada a la felicidad de su pueblo”.  La obra encierra en sí la vocación humanista y revolucionaria de un hombre que trasciende todas las épocas.

Quiero un ángel que baje a la Tierra,
que el milagro se pueda cumplir
quiero que haya paz en el mundo
y que todos se puedan unir.
Quiero ver a Fidel sonreír
ante esta preciosa canción
quiero un pueblo con mucho valor, coraje y valentía
quiero ser la alegría
de esta preciosa canción.
Y luchar junto a Fidel
por esta Revolución.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar