Arrendamiento de locales en Amancio goza de aceptación popularEl proceso de arrendamiento de locales para trabajadores por cuenta propia en los servicios técnicos y personales, así como en la rama gastronómica, en el municipio tunero de Amancio, se comporta de forma favorable desde que se implementó en diciembre del año 2011.

Hasta la fecha las modificaciones aplicadas al sistema han sido aceptadas por los trabajadores, lo que se revierte en una mejor calidad en la atención a los clientes, según trascendió en la emisión sabatina del programa Micrófono Abierto, de Radio Maboas.

Asimismo, se reanimaron las instalaciones estatales, con un cambio de sus condiciones constructivas e imagen, posibilitando un servicio de mayor calidad para la población, si bien se precisa continuar perfeccionando el control y evaluación sistemáticos de ese modelo de gestión refrendado en los lineamientos económicos y sociales del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC).

No obstante, se llamó a poner un mayor énfasis en temas claves para la población, como el abastecimiento de los locales inscritos en el programa y la distribución de productos de primera necesidad.

En el caso de los servicios de peluquería, barbería y manicura se aprecia una aceptación positiva en las propias unidades y entre las personas acogidas a ese nuevo modelo de gestión, según declaró Raúl Socarrás, técnico de Recursos Humanos en la Empresa de Servicios a la Población en esta oriental comarca.

El directivo reafirmó que por encima de todo se debe respetar el principio de protección al consumidor, pues los precios están sujetos a la oferta y la demanda, además de buscar alternativas para mantener estable el suministro de insumos y productos necesarios.

De acuerdo con las normativas aprobadas por el país, los contratos de arrendamiento con la Empresa de Comercio y Gastronomía se suscriben de manera individual por cada trabajador, por un término de hasta 10 años prorrogables por acuerdo entre ambas partes, y no permiten subarrendar a terceros, puntualizó Yosvanys Arias Carmenates, subdirector de Recursos Humanos en la localidad, quien se refirió también a la estrategia para evaluar la marcha de este sistema en aras de solucionar deficiencias que aún subsisten.  

El inmueble, equipos y otros medios continuarán en propiedad del Estado, pero los gastos de mantenimiento y reparaciones son asumidos por los trabajadores, al igual, que el pago de la electricidad, agua, teléfono y publicidad, según la tarifa residencial.

Como elemento novedoso, subrayó Arias Carmenates, se incluye la comercialización de ron, cigarros y tabacos, que serán vendidos a los arrendatarios a precio minorista pero con un descuento, para no afectar a la población.

De ahí que deberán pagar impuestos sobre los servicios públicos, ingresos personales y por la utilización de fuerza de trabajo, además de la contribución a la seguridad social una vez se inscriban como trabajadores por cuenta propia en el Registro de Contribuyentes de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), según el área de residencia, aseveró Nilda Albor, funcionaria de esa entidad.

A los que asuman la reparación de los locales se les podrá eximir del pago del arrendamiento por un periodo de hasta un año. Esa facilidad solo tendrá vigencia durante el primer año de labor, y por una sola vez.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar