Daliana Sedeño, premio del concurso Buscando tu voz en AmancioTalento y muchas ganas de triunfar como artista es la aspiración suprema de Daliana Sedeño, una pequeña amanciera que sorprendió tanto al jurado como a sus coterráneos durante la reciente celebración del concurso Buscando tu voz, auspiciado por la Dirección de Cultura en el municipio de Amancio, ubicado en el extremo suroccidental de la provincia cubana de Las Tunas.

Alejado de los cánones mercantilistas de eventos foráneos, -donde la inocencia infantil también constituye negocio redondo para las transnacionales de la comunicación y el entretenimiento-, la versión amanciera se caracterizó por el rescate de piezas musicales antológicas y de factura novedosa, que reflejan valores humanos y contenidos  didáctico-educativos para los pequeñines.

Como resultado de las competencias y el rigor de los especialistas a la hora de evaluar a los concursantes, Daliana sealzó con el Gran Premio por su excelencia interpretativa, profesionalismo y dominio escénico, por lo que logró robarse el corazón de los presentes en el cine-teatro Yáquimo, de esta oriental comarca.

Aún sin reponerse de la sorpresa, Daliana manifiesta que ha sido un sueño hecho realidad. “Me siento muy feliz por haber sido la ganadora entre tantos niños. Yo acabé de terminar el primer curso en la Escuela Vocacional de Arte (EVA) “El Cucalambé”, de Las Tunas, y mi mayor meta es llegar a ser una gran artista”,  afirmó con una seguridad sorprendente.

Daliana Sedeño, premio del concurso Buscando tu voz en Amancio“En la EVA estudio la especialidad de canto coral, que es muy difícil para un niño; mis profesores son muy buenos, y me enseñan muchas cosas buenas, como afinar la voz, y administrar la respiración, así como solfeo y piano”.  

Su padre Ernesto Sedeño esconde con modestia su orgullo por el éxito de la pequeña.  “Desde los 4 años, comenzó a cantar, con la ayuda de su mamá; todo lo hacía cantando, incluso cuando leía un libro.  Una prima mía que es promotora cultural, se  acercó a mí y me embulló para llevarla a la Casa de Cultura de nuestro municipio; se la llevé a la instructora Milsy Monteagut, que es la jefa de la Cátedra de Música. Debo agradecerle infinitamente a MIlsy porque la encaminó en su carrera y descubrió sus potencialidades para el canto, y yo estaré a su lado todo el tiempo”.

Cuando se dio la convocatoria para el concurso Buscando tu voz, afirmó Ernesto, Daliana me dijo que se iba a presentar, y que aspiraba a ganar. Como siempre la he acompañado a todas las actividades que se realizan en Amancio, no lo pensé dos veces y le dije que sí”.

Luego vinieron días de arduos ensayos y presentaciones, hasta llegar a la final del certamen. “No sé explicar con palabras lo que sentí al saber que mi hijita había obtenido el gran premio, estaba muy emocionado. Incluso, una buena parte de mis vecinos de la comunidad del Kilómetro 15, así como familiares,  estuvieron allí conmigo, y la alegría fue muy grande”. 
Para Daliana Sedeño el tiempo transcurre entre canciones y notas musicales; se imagina en un escenario recibiendo como premio el aplauso del público. Está consciente de que es preciso vencer retos y obstáculos para llegar a la meta final; por ello no renuncia a la sonrisa que le hace ganar muchos admiradores en cada presentación, segura de que su sueño se hará realidad.       

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar