Chávez vivirá por siempre. Foto: ArchivoHay vidas que trascienden épocas y fronteras, desafiando tormentas y sembrando luces de acción y futuro. Son vidas que aún corren por caudales, cerros, llanos y montañas con una fuerza perdurable para posarse eternamente en el corazón de los hombres.

Hugo Chávez Frías es uno de los inmortales que irradian principios y valores humanos cuando se trata de luchar la dignidad y la justicia.

Desde lo más profundo de los Andes, se escucha su voz portentosa incitando a los jinetes de la razón y el progreso a cabalgar desde el Río bravo hasta la Patagonia en busca de la libertad.

Hasta el último aliento estuvo al lado de los desposeídos; entregó lo mejor de sus energías a la construcción de un mundo libre de guerra, miserias humanas y desigualdades.

Con inteligencia y sabiduría, devolvió a los pueblos latinoamericanos el espacio perdido por siglos de humillación imperial. Fue amigo de los niños, los jóvenes, los trabajadores, en fin, los humildes de la tierra, a quienes dedicó robadas al sueño y al descanso, sin importarle origen o procedencia social.

Chávez no ha muerto; todavía camina por la cima de los Andes en su afán  de tocar el firmamento de la historia con su verbo redentor. Chávez seguirá siendo el lucero de José Martí y Simón Bolívar para avanzar sin vacilación.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar