El 11 de julio de 1987, la Organización de Naciones Unidas instituyó el Día Mundial de la Población tomando como base el rápido crecimiento que en ese aspecto ha venido mostrando el planeta en todos sus confines, lo cual obliga a los gobiernos y Estados a resolver los problemas demográficos, que afectan gravemente a los planes de desarrollo de muchos países.

Este fenómeno trae como consecuencia innumerables dificultades relacionadas, especialmente, con los recursos disponibles, como agua, tierras de cultivo, alimentos, atención sanitaria y educativa, además del deterioro del medio ambiente.

Cuba no está ajena a estas problemáticas, por lo que la voluntad política es satisfacer las necesidades actuales y futuras de sus habitantes.

En el municipio de Amancio, -a unos 100 kilómetros al suroccidente de la provincia cubana de Las Tunas-, se trabaja para mejorar los indicadores poblacionales,  con acciones que incluyen detener la contaminación ambiental; proteger y aumentar los recursos naturales; cuidar el agua, y avanzar en materia de producción de alimentos, economía, salud, educación, y bienestar social.

Si se compara con la provincia y el resto del país, los amancieros no escapan a realidades que denotan su desarrollo en todas las esferas de la vida. Según los resultados del Censo de Población y Vivienda, efectuado en el año 2012, en esta oriental comarca residen 38 957 personas, - 19958 hombres y 18999 mujeres-, para una densidad de 45.7 habitantes por kilómetro cuadrado.

Otros datos interesantes refieren que el 16.2 % de ese universo corresponde a personas con 60 años y más, -de las cuales 7 rebasan la centuria-, e ilustran la tendencia al envejecimiento, y una esperanza de vida de 70 años, solo comparable con naciones del Primer Mundo.

Es significativo destacar que en el transcurso del año 2014 se han producido 63 nacimientos más que en el período precedente, gracias a las políticas para estimular la natalidad y los esfuerzos en aras de garantizar la adecuada atención a las mujeres embarazadas mediante la labor primaria de salud y las consultas de planificación familiar.

Con la entrada en vigor de las nuevas modalidades del trabajo por cuenta propia, ha crecido la demanda de empleo con mayor prioridad para jóvenes, sancionados, obreros calificados, profesionales, y licenciados del Servicio Militar.

Quienes viven en la más sureña de las localidades tuneras reciben los beneficios de múltiples programas gubernamentales con el fin de elevar su calidad de vida, y satisfacer las necesidades más perentorias, según lo expresan los Objetivos del Milenio y los lineamientos económicos y sociales del socialismo cubano.     

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar