Con el título "Muero siendo cubano", anoche se realizó una gala artística por el aniversario 65 del asesinato de los líderes azucareros Amancio Rodríguez Herrero y José Oviedo Chacón, en el local donde ocurrió ese monstruoso crimen el 18 de septiembre de 1949.

Una representación de lo mejor del talento profesional y aficionado en el municipio de Amancio, se encargó de poner notas de fina sensibilidad y arte auténtico a la conmemoración del suceso que estremeció al movimiento obrero del antiguo central Francisco.

Ante la presencia de Elisa Oviedo, hija de José Oviedo Chacón, la música y la danza se dieron las manos para imprimir momentos de excelente factura artística, a través de los grupos danzarios Guacanayabo, Reflejos y La magia del tres más dos.

La Banda Municipal de Música de Concierto lució por la impecable ejecución de temas clásicos cubanos e internacionales, y el cantautor Francis Martí vocalizó con maestría la "Pequeña serenata diurna", de Silvio Rodríguez.

Los destacados poetas y repentistas Luis Martí y Vicente Zayas enaltecieron el legado de Amancio y Oviedo, junto a las declamadoras Geysel Cervantes, Doraidis Jique y Lisandra Arencibia, de la Brigada de Instructores de Arte "José Martí".

Puntos culminantes del espectáculo "Muero siendo cubano" fueron la proyección de imágenes digitalizadas de las honras fúnebres de ambos próceres, y la escenificación de su asesinato por sicarios del gobierno proimperialista de Carlos Prío Socarrás.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar