Julio Andrés Sánchez, uno de los representantes de la nueva hornada de poetas amancieros. Foto: Rafael Aparicio Coello Cuando se habla de poesía y sus principales cultivadores en la parte sur de la provincia cubana de Las Tunas, saltan a la vista nombres imprescindibles y estilos diferentes, poetas consagrados y noveles que marcan una página fundamental en el quehacer literario amanciero.

“Sin dudas, que no podemos dejar de mencionar las contribuciones del maestro de los poetas en Amancio, Luis Martí Casas, con un don excepcional y una trayectoria que abarca 48 años defendiendo la décima campesina y la lírica, herencia que hoy continúan jóvenes valores como Libán Cordero Bazán, Dimitri Soler, Alexander Jiménez, Omar Venegas y Julio Andrés Sánchez, cada uno con su sello particular”, afirmó la Máster Nolguin Peña, especialista de Literatura en la Casa de Cultura “Sergio Reynó”, en esta localidad.

Con un trabajo ascendente,  el joven Dimitri Soler, miembro de la Asociación Cubana de Limitados Físico-Motores (ACLIFIM), considera que la poesía no morirá, se mantiene vigente porque el sentimiento y las emociones humanas seguirán siendo su materia prima, aunque confiesa que prefiere la décima por su lirismo, belleza y musicalidad, además de ser muy cubana.

Con varios premios y reconocimientos en su haber, Libán Cordero tiene el mérito de ser el primer escritor amanciero laureado en concursos nacionales de décima por su libro Cantos del silencio,  referente poético marcado por la elegancia y sonoridad de los versos.

“Me muevo con más soltura en la espinela, y me mantendré en esa línea porque brinda muchas posibilidades expresivas; sí cuestiono la poesía vulgar y demasiado cargada de metáforas, a veces incomprensibles para el lector. Si se quiere ser un buen poeta, debemos recurrir a José Ángel Buesa, José Martí, Pablo Neruda, Carilda Oliver, en fin, a los grandes maestros de la lírica de todos los tiempos”, sentenció.

Representante de la nueva generaciones de bardos amancieros, Alexander Jiménez despunta por su métrica desenfadada y filosófica. Recientemente obtuvo una mención en un concurso literario auspiciado en la provincia de Holguín, considerada una plaza fuerte en el género.

“Ese logro se lo debo al celo de los especialistas de nuestra Casa de Cultura y a los talleres que ellos imparten, así como los sabios consejos de Carlos Esquivel, para mí un extraordinario poeta,  aunque necesitamos que se rescate el local destinado a la creación literaria para poder desarrollar nuestro trabajo con más calidad”, puntualizó Jiménez, quien está enfrascado en un nuevo proyecto para presentarlo a la Editorial Sanlope, de Las Tunas.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar