El arte enaltece el espíritu de quien lo da y quien lo recibe. Es una fuente inagotable de vida que llega cuando el individuo se apodera de la abstracción para ofrecer detalles de la vida cotidiana que enamoran.

A esos hacedores de espíritu que vuelcan sus irremediables agonías en pos de la creación, dedicaron la emisión sabatina de Micrófono Abierto. Durante una hora, aproximadamente, Instructores de Arte de varias generaciones expusieron sus vivencias.

Minerva González, con más de 33 años de labor ininterrumpida en el sector cultural amanciero, asegura que es una labor que encanta y se apodera de una manera sutil, por lo que no puedes escapar de ella. Agregó además, que sus años de experiencia han logrado mayor experiencia en ella.

Integrantes de la Brigada de Instructores de Arte “José Martí” en Amancio, expusieron sus criterios y vivencias, a través del trabajo dentro y fuera de la geografía cubana.

Diego Armando Morán Almaguer, al frente de este importante movimiento artístico local, explicó que labor que desarrollan se centra en las escuelas y algunas comunidades, donde ya se vislumbran cambios y logros en este sentido.

Otros especialistas y profesores de la Casa de Cultura Sergio Reynó Reina, aseguraron que por medio de las manifestaciones culturales logran cambios y ganan seguidores de su obra. Tal es el caso de Cristino Garrido, artista y profesor de Artes Plásticas.

Literatura, danza, teatro, música y artes plásticas andan de la mano. Llega cada mañana convertida en franco desafío cuando se trata de hacer con poco, pero hacerlo bien.

Ese aplauso que nos hace vibrar de emociones es el mejor regalo para aquellos que escogieron la difícil e incomprendida labor de crear.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar