Reconocen al trovador Sergio Salazar como Elemento del Patrimonio Cultural de Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.
Reconocen al trovador Sergio Salazar como Elemento del Patrimonio Cultural de Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.

Tocar la guitarra y cantar, es el mayor de los placeres que siente el trovador amanciero Sergio Salazar, quien con casi 79 años a cuestas, aún sigue con ese aire bohemio, enamorado de su guitarra y de la trova.

Nació y creció en una familia amante y cultivadora de la música, su padre tocaba el tres, y se acompañaba de sus primos, tíos; Tiburón Morales, su primo hermano, también lo inspiró  y de ahí le viene esa herencia musical.

Un legado que decidió trasmitir a su familia, por ello enseñó a   su nieta Irema a tocar guitarra y a cantar, y hoy forma parte de una agrupación que cultiva la música de la década prodigiosa, también  inspiró a sus hijos, así como a otros trovadores de generaciones más recientes.

Su música está inspirada en la trova tradicional cubana, escuchando a los trios Matamoros y Los Panchos, a Ñico Saquito, entre otros.

Sergio se siente satisfecho porque ha visto crecer a muchos músicos amancieros y con ellos comparte sus conocimientos, pero tiene el inmenso honor de haber compartido escenario con grandes de la cancionística cubana como Tito Gómez, Fernando Álvarez, a los que acompañó con su guitarra.

Se considera un cantor de la Revolución, desde el Triunfo del Primero de Enero, su arte la puso a disposición del pueblo y de manera desinteresada aporta a  la programación de Cultura en esta localidad.

Con 60 años de vida artística, tiene el orgullo de haber ayudado a formar a los miembros de la Brigada de Instructores de Arte “José Martí”.

Aunque su voz ya no es tan clara porque sus cuerdas vocales están afectadas por una bronquitis crónica, este bohemio continúa regalando sus canciones para perpetuar su legado como elemento del patrimonio inmaterial de la cultura amanciera.

Reconocen al trovador Sergio Salazar como Elemento del Patrimonio Cultural de Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar