Yordanis Arencibia, bronce en Atenas 2004 y Beijing 2008, y cuatro veces medallista en certámenes del orbe
Yordanis Arencibia, bronce en Atenas 2004 y Beijing 2008, y cuatro veces medallista en certámenes del orbe

Previo a la partida del equipo de judo masculino cubano a una base de entrenamientos en Budapest, Hungría, Granma se trasladó a los tatamis del centro de alto rendimiento Cerro Pelado a fin de conocer la preparación de cara al Campeonato del Mundo, con asiento en esa urbe europea a finales del mes de agosto.

En medio de la sesión matutina nos topamos con el inconfundible rostro de Yordanis Arencibia, bronce en Atenas 2004 y Beijing 2008, y cuatro veces medallista en certámenes del orbe. Arencibia es uno de los judocas más laureado en la historia de esta disciplina en nuestro país, y ahora cumple una nueva etapa de su vida ya no como atleta, sino como parte del colectivo técnico del plantel masculino, encabezado por Julio Alderete.

«Me siento feliz, aprendiendo cada día de aquellos que fueron mis guías cuando era judoca. Ahora observo las cosas desde el otro lado de la valla, y hay muchas cuestiones que como atleta no entiendes, hasta que estás en la actual posición.

«Yo venía vinculado al colectivo técnico desde el Campeonato Mundial del 2014 en Chelíabinsk, Rusia, y no creo que la función de entrenador sea más complicada que ser judoca, solo hay que ver las cosas desde otro ángulo y tener en cuenta no solo los elementos deportivos, sino los administrativos,
pedagógicos y los métodos de
entrenamiento, de todo eso me estoy nutriendo.

«Mi objetivo ahora es aportar todo lo que sé a los muchachos. No solamente a las primeras figuras del equipo, sino a los más jóvenes que vienen detrás. Estamos concentrados en ser cada vez mejores y en volver a alcanzar los grandes resultados de antaño».

–¿Cómo valoras la situación del conjunto nacional?

–Todo nuestro equipo está en excelentes condiciones. Asley González se ha recuperado de su lesión, pero no compite desde los Juegos Olímpicos de Río 2016. No obstante, ha entrenado bien, se encuentra motivado y tiene sus metas bien trazadas. Iván Silva será su compañero en la división de los 90 kilogramos y de momento esperamos que se mantenga en ese peso. El viene de los 81 kg y esta es una división más fuerte por lo que todavía debe seguir ganando en el plano físico.

«Yandi Torres (60) todavía está en edad juvenil y ya fue bronce continental, mientras que Osniel Solís (66) ha venido a fortalecer una división que había quedado huérfana luego de mi retiro. En abril ganamos el Campeonato Panamericano en Panamá superando al equipo de Brasil, algo que no sucedía hace varios años. Aunque es necesario aclarar que los sudamericanos no presentaron ninguna de sus primeras figuras. Con respecto al Campeonato del Mundo en Hungría te comento que vamos con pronóstico reservado. Es el primer certamen de envergadura del cuatrenio y será difícil».

–¿Crees que los muchachos tengan suficiente competencia?

–No, no lo creo. En el judo actual se compite todos los fines de semana, por ejemplo, en el circuito europeo. Nos falta un poco de roce, pero eso lo tratamos de suplir con preparación.

–¿Qué diferencias notas entre el judo actual y aquel que practicaste?

–Este deporte ha cambiado en su reglamento y se ha vuelto más dinámico. A mí me hubiese encantado competir ahora porque realmente hay que «hacer judo». Antes, los combates se limitaban a agarrones y takles que ya no se pueden hacer. Por ejemplo, una de mis técnicas preferidas, el Sode Tsuri, con la cual derroté al georgiano David Margoshvili en la disputa de la medalla de bronce en Atenas 2004, ahora es una proyección ilegal porque no se pueden agarrar las piernas.

«Años atrás se perdía mucho tiempo en la preparación de las defensas para ese tipo de proyecciones, igualmente se necesitaba gran fortaleza física, prácticamente era una mezcla entre lucha y judo. Ahora no, eso cambió, el tiempo de combate es más corto y las peleas más atractivas. Es un estilo, te repito, que prefiero como atleta. Hay que ser más técnico y yo poseía un buen arsenal que no pude emplear a fondo ya que necesitaba enfocarme en la defensa y en los ataques a las extremidades inferiores».

_________________
Fuente: Diario Granma

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar