Trabajadores de la Agencia de Seguridad y Protección en el municipio de Amancio, hacen suya la prédica martiana de que los niños son los que saben querer, son la esperanza del mundo, por ello derrochan amor y cariño para elevar la calidad de vida de los infantes con enfermedades de baja prevalencia.

Martha Tejada Arias, directora de la mencionada entidad local, precisó que esta iniciativa nació de los miembros de la sección sindical y desde el 2015 en el verano les regalan una jornada cargada de amor y calor humano a esos infantes.
Tejada Arias precisó que todos los trabajadores se sienten sensibilizados con la actividad y cada cual aporta de sus ingresos, para apoyar a las familias son solo desde el punto de vista material sino también afectivo.

En este sentido Yosnavis Vieito Levigio, trabajador de la Agencia,  precisó que ellos también son padres y desean compartir con los niños un poco de alegría.

Por su parte los padres sienten un agradecimiento infinito hacia   estos trabajadores que les propician bienestar a sus hijos y a la Revolución que nunca los olvida y les proporciona beneficios con la asistencia médica gratuita y otros servicios que elevan la calidad de vida de sus pequeños.

En las palabras del pequeño Edgar Padrón Rodríguez, a nombre de Lázaro Antonio, Kelismay, Yarianna, Yaimara y Abdel, dijo sentirse muy contento y disfrutar de lo lindo la actividad que les preparan cada año.

Acciones como esta responden a la esencia humanista de nuestra Revolución y a sus desvelos por los niños, así lo afirmó Ana Iris Ponciano Peña, vicepresidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, quien reconoció al colectivo amanciero por tan bonito gesto y llamó a que otros también se sumen a la iniciativa.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar