Imprimir
Categoría: Educación

La educación especial en Cuba es uno de los logros más hermosos y humanos de la Revolución  puestos al  servicio del pueblo.

Desde el 1ro de enero de 1959 varias son las páginas de gloria escritas por los educadores de esta isla.

A los nuestros la cabe el enorme placer de andar por el mundo con el lápiz y el manual al hombro repartiendo sabiduría.

Destaque especial merecen entonces aquellos profesionales que se dedican por entero a la enseñanza de los niños con necesidades educativas especiales.

Ellos se convierten en guías inspiradores de estos pequeños que a hurtadillas se apropian del conocimiento elemental que necesitan para la vida, y  desarrollarse en medio de una sociedad que no siempre mira de frente la esencia del ser humano.

La escuela especial Darío Guevara es un ejemplo de cuanto valen y representan los niños cubanos, donde sus maestros ponen en alto la gloria eterna de los educadores de este archipiélago, para que los infantes no queden ajenos al conocimiento y la sabiduría a la que todos tenemos derecho.

Adela Lechón Remón, trabajadora del sector de la educación con más de tres décadas de experiencia como educadora, destaca la importancia de ofrecerles atención diferenciada a los niños con  necesidades educativas especiales, al tiempo que reconoce la vinculación entre las familia y la escuela.

En el municipio de Amancio se realizan diversas actividades en saludo al Aniversario 50 de la creación de la enseñanza especial, entre ellas la integración  de sectores sociales con la escuela.

La realización de matutinos especiales protagonizados por los talentos artísticos del propio centro estudiantil, así como visitas a otros centros del sector, figuran en las principales iniciativas de los educadores de la enseñanza especial, quienes se encuentran  inmersos también en la jornada por el día del educador.