La Educación Especial es una de las principales conquistas del sistema de enseñanza cubano que se empeña en formar y preparar para la vida a los niños y niñas que requieren una gran dosis de amor y sensibilidad.

Más de cinco décadas de incesante labor sembrando amor, buscando las vías, formas y métodos para ponerlos a disposición de esos pequeños que necesitan una mayor atención y una adecuada inserción en la vida social y laboral como miembros activos de la sociedad.

Es abarcadora, humanitaria y favorece la atención directa a sus educandos con miras a que logren una vida adulta e independiente ayudándoles a apropiarse de habilidades para que se despeñen en sus futuros oficios.

En el municipio de Amancio esta enseñanza abarca un conjunto de modalidades de atención que llega incluso a los niños desde las edades más tempranas con distintas problemáticas de salud.

Asimismo existe un centro que acoge a 215 estudiantes atendidos por un claustro integrado por masteres y licenciados que brindan servicios psicopedagógicos, logopédicos y ambulatorios, pues cinco niños reciben atención en sus casas porque no pueden acceder a la escuela.

La Educación Especial cubana es ejemplo para el mundo y orgullo para los cubanos porque el ejército de educadores que la conforma, llena de luz la vida de niños, adolescentes y jóvenes con limitaciones físicas e intelectuales, pues crecen como seres humanos dignos y plenos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar