Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce“El pueblo más feliz es el que mejor educado tenga a sus hijos”, para hacer cumplir esa sentencia martiana y al llamado de Fidel, cientos de jóvenes dijeron presente y se integraron al destacamento pedagógico Manuel Ascunce Doménech abriendo así la senda de la gran Revolución Educacional en Cuba.

Fueron ellos con su ejemplo, con su altruismo que pusieron su conocimiento al servicio del bien común y sin pensarlo dos veces abandonaron el sueño de ser abogados, ingenieros, médicos para estudiar magisterio y contribuir a la formación de niños, adolescentes y jóvenes.

A ellos les corresponde el merito de abrir la senda de las transformaciones en la enseñanza, de haber dado el primer paso para llenar de escuelas y maestros a la mayor isla del Caribe.

Este destacamento de jóvenes de vanguardia, bebió del ejemplo de Félix Varela, José de la Luz y Caballero, de José Martí y de tantos otros precursores de la Educación para seguir sus pasos y asumir la más bella y noble de las profesiones: la de ser maestros.

Al paso de los años agradecen haber tomado esa decisión que cambio sus vidas y los hizo mejores personas y mejores profesionales.

Guiados por el ejemplo de Fidel cumplieron su compromiso con Martí y en pago a la formación que recibieron ayudaron a la educación de sus semejantes.

Por eso en esta jornada del educador no podía faltar el reconocimiento a esos nuestros primeros maestros formados por la Revolución y que hacen que el modelo educativo cubano se extienda y sea ejemplo a nivel mundial.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar