Los pueblos que no recuerdan su historia no sobreviven a ese error; bajo ese precepto, en la comunidad de Las Maboas, en el municipio de Amancio, se rememoraron los sucesos del 25 de febrero de 1958, cuando las compañías Rancho King y Francisco Sugar Company desalojaron a los campesinos de sus tierras.

A la vuelta de 55 años, los habitantes de esta demarcación amanciera dramatizaron aquellos trágicos acontecimientos para que las nuevas generaciones conozcan los desmanes del imperialismo y jamás vuelvan a repetirse.

En Las Maboas viven actualmente más de 200 personas, las cuales disfrutan de una escuela que lleva por nombre Luis Aldana Palomino, uno de los protagonistas del desalojo de ese asentamiento.

En dicho plantel, 7 niños son beneficiarios de programas audiovisuales y de computación, además de un claustro de profesores que se empeñan en ofrecerles una adecuada formación como verdaderos patriotas.

Loable es el actuar coordinado de factores comunitarios y de las organizaciones de masas, como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y las Comités de Defensa de la Revolución (CDR) y un Comité Zonal del Partido Comunista de Cuba (PCC), para resolver las principales dudas e insatisfacciones de los pobladores.

Antes del triunfo de la Revolución, reinaba en el lugar la desprotección de sus habitantes, pero hoy la realidad es totalmente distinta: se ve a niños, jóvenes, mujeres y adultos gozando de acceso gratuito a la salud, el agua potable, la electricidad, la cultura, el deporte y la recreación.

Digno heredero de las más auténticas tradiciones de lucha legadas por hombres como Elías León, Luis Aldana Palomino, y Erasmo Torres, el poblado de Las Maboas se levanta cual frondoso árbol, apuntalando con sus raíces las conquistas de un proyecto social justo y humano.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar