El 8 de julio de 1875, nuestro Héroe  Nacional José Martí, escribió: "El gobierno es un encargo popular; dalo al pueblo; a su satisfacción debe ejercerse; debe consultarse su voluntad, según sus aspiraciones, oír de su voz necesitada, no volver nunca el poder recibido contra las confiadas manos que nos lo dieron, y que son únicas dueñas suyas (...), tal fue el fundamento para la constitución, hace  35 años hoy, de las Asambleas Municipales del Poder Popular.

El nacimiento de la nueva fórmula de ejercicio democrático, daba continuidad  y vigencia a la concepción martiana que trajo hasta nuestros días aquello de que  "gobernante en un pueblo nuevo, quiere decir creador". Así mujeres y hombres de elevadas cualidades humanas, con más voluntad que experiencias, asumieron el estrado para conducir los destinos de un pueblo que había alcanzado la plena libertad el primero de enero de 1959.

Sin calcos ni consejos foráneos comenzó a estructurarse el andamiaje, que por primera vez en la historia de  Cuba, confería a las masas populares el poder necesario. Hijos de campesinos, obreros, personas de todos los colores y edades, asumían responsabilidades mayores, donde la dignidad junto al culto de la  honestidad y la humildad, se fundían en escudo acerado para conducir los destinos de los llamados Órganos Locales del Poder Popular.
 Los iniciales momentos estuvieron signados de no pocos  tropiezos, los mismos entuertos que generan la inexperiencia y los tiempos de Revolución, donde los cambios se imponen y se suceden a velocidades, muchas veces imperceptibles, pero razonablemente ajustables a las circunstancias fundacionales.
No hay obra humana en  nuestra sociedad en la cual no se incrusten como pergaminos de sacrificio, vocación popular y entrega desinteresada, los esfuerzos y pasiones de los Delegados de las diferentes circunscripciones, quienes junto a sus Grupos de Trabajo Comunitario, materializan y enriquecen  los postulados   de la democracia participativa y el gobierno de todo el pueblo.
Los logros en el campo de la salud, las realizaciones culturales y deportivas; los avances y deficiencias de nuestra economía y todas las acciones conducentes al mejoramiento de la calidad de vida de  los amancieros, incluido el derecho de elegir y ser elegido, tienen el sello inequívoco del Poder Popular.
Por eso cuando la indignación sacude los cimientos del capital, cuando las voces de los humildes del mundo claman por más justicia e igualdad de derechos, cuando los cantos de sirena venidos de las miserias humanas y políticas de los sabuesos del norte brutal y revuelto se incrementan, los Órganos Locales del Poder Popular concretan sus esfuerzos en la actualización de nuestro modelo económico y en la consolidación de un sistema de gobierno con profundas raíces de tradición e historia.
Cobre vida en este día de conmemoración y jolgorio el pleno reclamo de justicia para Cinco cubanos privados de libertad por el  odio y el desquite político .  Y junto a nuestro José Martí digamos a los cuatro vientos que: "El gobierno ha de nacer del país. El espíritu del gobierno ha de ser  el del país. La forma de gobierno ha de advenirse a la constitución propia del país (...)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar