José Martí, Héroe de la República de Cuba

“Todo convida esta noche al silencio respetuoso más que  a las palabras”, este fue el comienzo de uno de los más hermosos discursos que pronunciara José Martí en conmemoración al fusilamiento de los estudiantes de medicina; uno de de tantos oprobios que sufriría Cuba en la época colonial.

Ese mismo que siendo solamente un niño juró lavar con su sangre el crimen, viendo de cerca el horror más grande de la historia de la humanidad: la esclavitud.

Ese mismo joven, buen hijo, educado que con solo 16 años padeció  cárcel, exilio y forjó su carácter recto y anticolonialista. Donde vio refundidos el odio, el rencor, el servilismo, la venganza. Par quien la venganza y el odio eran dos fábulas que en horas malditas se esparcieron por la tierra.

Híbrido resultado de sencillez, humildad, educación, principios, hermandad y dotado de una mente con alcances cosmopolitas, que lo convirtió en el más universal de todos los cubanos.

Ese que creyó en la muerte necesaria faro y guía  de la revolución cubana. Quien nos enseño que la historia nos conduce por el libro  de la vida de los pueblos, con enlaces continuos e invisibles que van tejiendo el alma de la patria.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar