José Oviedo ChacónAmancio (RM) Orlando Torres Espinosa es de esos hombres que cuando emprenden un proyecto, no cejan hasta llevarlos a feliz término. Una gran parte de su vida la ha dedicado a poner sobre el tapete público las ricas tradiciones patrióticas del municipio de Amancio, por lo que es reconocido como historiador de esta localidad.

Motivado por el 59 aniversario del asesinato de Amancio Rodríguez Herrero y José Oviedo Chacón, ocurrido el 18 de septiembre de 1949, llegué hasta Orlando para lograr a través de sus investigaciones un acercamiento a aspectos poco conocidos del compañero de luchas de aquel dirigente eternizado con su nombre en el central azucarero donde combatió por los derechos de la clase obrera.

Orlando define a Oviedo Chacón como un líder genuino e incorruptible y asegura que nació el 8 de septiembre de 1902 en Matanzas. “Su padre era jornalero, por lo que te puedes imaginar su niñez en un medio tan hostil, en el cual cargó, además, con los inconvenientes de ser negro”

“Realmente no existen muchos detalles acerca de su infancia, pero te puedo decir que a los 13 años de edad se trasladó para La Habana, abandonó la escuela y comenzó a trabajar de ayudante en una sastrería. Se sabe que al morir su padre pasa a realizar labores en la agricultura, más la precaria situación de la familia y su condición de hijo mayor, ingresa en el ejército con el propósito de ganar el sustento de los suyos”

“En las filas castrenses, Oviedo Chacón es enviado a prestar servicios en la antigua provincia de Camaguey, donde lo asignan al cuartel del central Francisco, lugar en el que pronto se da cuenta de las penurias que sufren los trabajadores azucareros”

“Convencido de la triste realidad de aquella época, el humilde soldado solicita el licenciamiento en 1924 y se inicia como carretillero en el piso de azúcar del ingenio y luego como estibador. Ese mismo año contrae matrimonio con Flora Delgado Rosales (fallecida) y de esa unión nacen cuatro hembras y un varón”

“Las virtudes de buen padre y dedicado esposo se ligaron indisolublemente a sus condiciones humanas, a una visión futurista y a su capacidad natural que lo llevó a entender cuál era su papel en la batalla; al extremo de que, 1932, la compañía lo despidió por considerarlo cabecilla de una demanda que exigía mejores salarios en su área de trabajo. Al crearse el Buró Obrero en 1933, entre las primeras peticiones de sus miembros estuvo la restitución de Oviedo Chacón a su puesto”

“En esa época se recrudece la hostilidad contra el movimiento obrero y en 1939 se crea el Sindicato de los Trabajadores Azucareros del Central Francisco y sus Colonias, institución cuya directiva fue integrada por Chacón como tesorero y vicesecretario general. Sólo la muerte pudo separarlo de la primera línea de combate”

“Siempre se destacó por la fogosidad de su lucha, la verticalidad de sus principios y la pureza de su pensamiento social, características que explican su presencia en las pujas proletarias junto a figuras de la talla de Amancio Rodríguez, Amado Marín, Joaquín Sanz, José Caridad Rodríguez, Tomás Paulino, Juan Rodríguez y otros valiosos compañeros”

“Crece el prestigio de José Oviedo, las enseñanzas de su inseparable compañero Amancio fructifican y en 1942 se define su ingreso a las filas del Partido Socialista Popular. Unidos trabajan incansablemente en la tarea de conquistar la justicia para los hombres del azúcar”

“Juntos asistieron a la inolvidable asamblea de aquel 19 de septiembre de 1949. Conocedor de las miserables pretensiones mujalistas de dividir el movimiento obrero, Oviedo se prepara ante la inminencia de la traición cuando las masas piden a su dirigente legítimo que les hable. Al sonar el disparo asesino, se lanza hacia donde yacía el cuerpo de Amancio, pero otros dos impactos criminales se lo impidieron”

“Fíjate si la amistad entre Amancio y Oviedo fue grande que ni la muerte los pudo separar. Cada uno fue velado en su respectiva casa, pero el pueblo y los trabajadores, indignados por el crimen, los unieron en el cortejo fúnebre y fueron sepultados juntos”

“Hoy, la fábrica de tableros de bagazo, edificada cerca del Central, lleva su nombre, el cual se multiplica en escuelas, calles, CDR y muchas obras e instituciones creadas por la Revolución; por eso este nuevo aniversario de aquella criminal acción es una motivación política para su pueblo en el objetivo de hacer avanzar este justo y humano proceso social por el que ellos lucharon y entregaron sus valiosas vidas”

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar