Sitio de simbólico interés para nuestra Historia local, pero ignorado por completo. Foto: Rafael Aparicio Coello.
Sitio de simbólico interés para nuestra Historia local, pero ignorado por completo. Foto: Rafael Aparicio Coello.

La prédica martiana nos enseña que "Honrar honra". Sentencia que sobreviene en especie de tabla salvadora de valores en tiempos donde la hegemonía mediática trata de imponer globalizados patrones que reducen la Historia a los oscuros rincones del desconocimiento, para convertirla en archivo de épicos relatos, sin más futuro que el olvido.

También el mártir de Dos Ríos significó que "de amar las glorias pasadas, se sacan fuerzas para adquirir las glorias nuevas".

Escojo estas citas con la intención de advertir sobre la existencia de un sitio de simbólico interés para nuestra Historia local, pero ignorado por completo en nuestro día a día.

Muchos son los amancieros que transitan por el segmento de la calle "C",  que se resguarda entre las avenidas Segunda y  Tercera, en pleno Centro Histórico de esta localidad, pero pocos son los que se detienen a leer la tarja incrustada en una estructura de concreto,  ubicada en una especie de parque de estar.

En la placa y a relieve aparecen, sin orden cronológico, nombres de mártires que enaltece la tradición de luchas, patriotismo y rebeldía de este trozo de tierra tunera, entre ellos,  Amancio Rodríguez Herrero, Sergio Reinó Reina, Luis Aldana Palomino, René Almanza Soto, César  Suárez Labrada y Pedro Plaza Fernández, hasta completar la cifra de 19.

El sitio de marras también es  notable por su cercanía a la Sala de Historia del Deporte y a la unidad gastronómica,  Los Paragüitas, además,  por servir de asiento a un club de amancieros, que bajo la sombra de dos frondosos árboles de la planta conocida como Salvadera, deshojan horas de ocio en el cubanísimo juego de dominó.

En mis indagaciones no pude precisar, hasta ahora, la fecha de inauguración del sitial, ni su patrocinador. Nadie me pudo acreditar su propiedad. Los representantes de Patrimonio, no lo tienen en sus registros, la unidad presupuestada servicios Comunales, por el estilo; la Dirección de Deportes, tampoco. O sea, la placa y su sostén navegan por aguas de nadie.

Me pregunto ¿por qué un lugar con tal simbolismo no se aprovecha para actos políticos o de reconocimiento a estudiantes y trabajadores destacados? ¿Cuánto costaría revitalizarlo y utilizarlo para abanderamientos, la entrega de distinciones, medallas o pañoletas a niños de la cercana escuela primaria? ¿Cuánto pudiera aportar en la formación de los necesarios valores que den continuidad a nuestra realidad política y social?, además sería ejemplo en el tratamiento a otros emplazamientos que hoy corren la misma suerte.

No se trata de anclarse en inmovilismos o andarse por senderos de presupuestos, financiamiento u otras justificaciones. La lógica indica la necesidad rescatar el sitio, darle valor de uso, atenderlo, protegerlo de posibles indisciplinas sociales y convertirlo en patrimonio de todo el pueblo para que se haga realidad la frase que encabeza la mencionada placa: " Los muertos en defensa de la Patria son los que tienen derecho, nosotros sólo tenemos deberes"

Sitio de simbólico interés para nuestra Historia local, pero ignorado por completo. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Sitio de simbólico interés para nuestra Historia local, pero ignorado por completo. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Sitio de simbólico interés para nuestra Historia local, pero ignorado por completo. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Sitio de simbólico interés para nuestra Historia local, pero ignorado por completo. Foto: Rafael Aparicio Coello.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar