En Cuba la esperanza de vida es superior a los  77 años de edad; por ello se manifiesta una tendencia al envejecimiento de la población, y eso precisa la implementación de nuevas estrategias para elevar la calidad de vida de las personas longevas.

En el municipio de Amancio, ubicado al sur de la provincia de Las Tunas, funciona un Equipo Multidisciplinario de Atención Gerontológica (EMAG), que tiene controlados a 6 ancianos centenarios, de ellos cuatro son hombres, dos mujeres y solo uno permanece en una institución de salud.

Yusdenys Cordoví, trabajadora social del EMAG en esta localidad,  precisó que estos abuelos son visitados mensualmente para conocer su situación biológica, sicológica y social.

Cordoví explicó que se realiza un seguimiento por parte del médico del programa del adulto mayor, así como por las enfermeras de las áreas de salud.

Asimismo apuntó que las familias también reciben tratamiento y capacitación especializada para ayudarlas en el manejo de los ancianitos en el hogar.

Producto de los desvelos, los seis centenarios mantienen una vitalidad excelente, se trasladan por sí solos, son capaces de realizar labores sencillas y conversan de forma coherente.

Con amor, esmero y atención especializada, los hombres y mujeres que en Amancio tienen el mérito de arribar a la centuria o sobrepasarla, son una muestra elocuente de los esfuerzos que realiza un país asediado y bloqueado por la potencia más poderosa de la Tierra, para garantizarles una vida sana y feliz.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar