"La enfermería es poner al paciente en las mejores condiciones para que la naturaleza actúe sobre él”, este es un precepto de la madre de la enfermería mundial Florence Nightingale, que se hace realidad en el municipio de Amancio durante la jornada de homenaje a los hombres y mujeres que desempeñan esta profesión.

Haciendo honor a esta noble mujer hoy se realizó un matutino especial en el Hospital General Docente Luis Aldana Palomino, de esta localidad tunera, para recordar a las enfermeras fallecidas por su consagración y entrega.

Una nutrida representación del personal de salud participó en esta sencilla actividad, donde se inmortalizó el legado de Blanca Calvo, Minerva Carmenates, Mirtha Ávila, Raquel Nieves y Adys Telfor.

Un momento emotivo lo constituyó la presencia de Marina Oduardo Cedeño, madre de Mirtha Ávila, de quien los presentes expresaron que aunque ya no está físicamente, su ejemplo sigue convocando a las nuevas generaciones a trabajar con amor y sensibilidad.

La ocasión fue aprovechada para entregar reconocimientos a los profesionales más destacados en el cumplimiento de sus funciones, así como a los médicos que apoyan la labor investigativa.

La doctora Rubidalys Oramas, directora de Salud en Amancio,  destacó que no existen palabras para calificar a este  valioso ejército que constituye la columna vertebral de la medicina, “pues su meta diaria es proporcionarle más vida a los amancieros”, señaló.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar