En Cuba la carencia de micronutrientes, como el hierro, representa la principal causa de anemia en mujeres en edad fértil, así como niñas y niños hasta cinco años.

Sin dudas, este indicador incide en la calidad de vida de los grupos poblacionales vulnerables, y en particular las embarazadas, por lo que nuestro municipio aparece incluido entre los cuatro de la provincia de Las Tunas,  en un proyecto nacional para el estudio de la anemia.

Pero también esto es un riesgo reconocido para la salud reproductiva, asociada a la mortalidad materna y perinatal cuando coexiste con hemorragias antes y después del parto, al parto prematuro y al bajo peso al nacer, por lo que el personal que labora en el Hogar Materno Batey, aplica un sistema de atención especializada a las gestantes en régimen de internamiento.

Recientemente, esta institución recibió una ayuda que consiste en la donación de varios artículos como un refrigerador, una nevera, 5 ventiladores de pared y dos de techo, 2 ollas arroceras y una multipropósito, una cafetera, además de cubos y platos.

También se recibió un televisor de pantalla plana, junto a un equipo de video, que facilita el entretenimiento de las gestantes y la proyección de programas educativos que las pertrechan de conocimientos para enfrentar su vida como futuras madres.

La salud y el cuidado de las mujeres en estado de gestación son garantías que el Estado cubano pone al alcance de este segmento de la población.  Gracias a los desvelos por preservar su calidad de vida, en particular en la lucha contra la anemia, el Hogar Materno Batey, en Amancio, se convierte en referente de lo que se hace a favor de la felicidad de quienes esperan el nacimiento de una nueva vida.   

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar