Transcurría el 24 de junio de 1859. Producto a una infernal contienda bélica, la pequeña localidad de Solferino mostraba un panorama aterrador. 40 mil cuerpos yacían a merced de la furia que enfrentó a los ejércitos italiano, francés y piamontés.

Casualmente, el intrépido negociante suizo Henry Dunant se encontraba de visita en aquel lugar. situado al norte de Italia. El enorme costo humano de esa batalla, le impresionó tanto, que no vaciló en poner a prueba su filantropía, y con la ayuda de los vecinos de comarcas cercanas, comenzó a prestar socorro, sin distinción alguna.

Ya de regreso a su país, Dunant reflejó el horror de la guerra en su libro "Recuerdo de Solferino", el que remitió a las familias regentes de Europa, las principales figuras políticas y militares de la época, así a como a sus amigos.

El contacto con la dura realidad de los campos de batalla, motivó al abogado suizo Gustave Moynier a convocar a la creación el 17 de febrero de 1863, del Comité Internacional de Socorro a los Militares Heridos.

Ya en octubre de ese propio año, representantes de 16 Estados adoptaron un signo distintivo, una cruz roja sobre fondo blanco, para identificar y por lo tanto proteger a quienes socorren a los soldados heridos.

De esta manera, nació la Cruz Roja, en cuanto al comité recibió más tarde el nombre de Comité Internacional de la Cruz Roja.

El surgimiento de esta organización humanitaria en Cuba se remonta al año 1909, cuando el insigne médico Diego Tamayo Figueredo fundó la Sociedad de Socorros Auxiliares de los Poderes Públicos, siendo reconocida por el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar